Inicio > Actualidad > ¿Por qué deberías tener una estrategia de crecimiento?
Estrategia de crecimiento

¿Por qué deberías tener una estrategia de crecimiento?

Actualidad

Nos encontramos en un entorno volátil, cambiante y lleno de incertidumbre y una de sus causas es la globalización. No hay más que encender el telediario cualquier día para darse cuenta de que, cualquier cosa que pase en otro lugar, puede afectar al entorno que te rodea ¿Cómo puede una empresa sobrevivir y crecer en este contexto? Entre otras cosas, mediante el uso de una estrategia de crecimiento empresarial.

Esto consiste en un plan que recoge objetivos y acciones enfocadas al crecimiento, ya sea físico, económico u otro, y progreso de tu compañía. Con este tipo de estrategia se persigue una mejora continua de la empresa en todos los niveles y alcanzar objetivos establecidos con antelación. Y, hoy en día, es algo crucial si quieres que tu empresa sobreviva, ya que ayuda a fortalecer tu compañía y hacerla más rentable.

Tipos de estrategias de crecimiento empresarial

Aunque todas vayan enfocadas a mejorar los resultados y el progreso de tu empresa, existen diferentes tipos de estrategias de crecimiento empresarial. En primer lugar podemos distinguir entre las de crecimiento interno y externo:

Estrategias de crecimiento interno. Son las que se dan dentro de la compañía y su estructura, centrándose en la mejora de los recursos y capacidades internas de la empresa. Puede consistir en diferentes aspectos como, por ejemplo, en hacer una mejora de la plantilla, de las instalaciones, de los recursos, etc. con el objetivo de mejorar la operatividad general de la empresa. 

Estrategias de crecimiento externo. Por el lado contrario, están las estrategias para el crecimiento externo, las cuales buscan una ampliación fuera de los límites de la empresa, ya sea esta expansión financiera o física. Este tipo de estrategias se basa en alianzas estratégicas, así como la participación o asociación con otras empresas o activos. Mediante este tipo de acciones las empresas pueden diversificar sus operaciones y ampliar su presencia en el mercado.

También se pueden dividir estas estrategias de crecimiento en función de las acciones que se sigan:

Inmersión de mercado. Esta estrategia de crecimiento trata de crecer con la misma oferta de productos y servicios, en el mismo mercado y con el mismo público objetivo. Para crecer de esta manera lo que se intenta es conseguir un aumento en las ventas o captar nuevos clientes. Por ello aquí la publicidad y el marketing tienen un papel crucial ya que ayudan a aumentar la visibilidad de la marca y mejorar la percepción de tu oferta.

Por desarrollo de productos. Al igual que la anterior, esta estrategia es otra manera de penetrar en el mercado, pero esta sí que se hace a través del desarrollo de nuevas soluciones. Consiste en sacar el máximo provecho de los productos o servicios que ofreces, mejorando lo que ofrecías con el objetivo de aumentar las ventas. No tienes porque encontrar un nuevo producto que ofrecer, sino que, por ejemplo, también funciona con nuevas soluciones como un nuevo packaging. En definitiva, con esta estrategia, te sigues enfocando en el mismo segmento de clientes, pero ofreciéndoles nuevos productos y servicios, ya sean relacionados o complementarios.-

Por desarrollo de mercados. Es la utilizada cuando una empresa quiere comenzar a operar en mercados distintos. Implica la expansión geográfica o penetrar en nuevos segmentos de mercado y es una estrategia que suele requerir inversión. El objetivo central es la de ampliar el público objetivo, llegar a nuevas audiencias, por ello se deben buscar nuevos mercados en los que operar, lo que puede conllevar, por ejemplo, abrir sucursales en diferentes ciudades o países.

Por diversificación. Posiblemente, la estrategia de crecimiento más arriesgada, ya que es una combinación de las dos anteriores: el desarrollo de productos y de mercados. Esto quiere decir que implica dirigirse a nuevos mercados con nuevos productos, o lo que es lo mismo, partir desde 0. A pesar de su mayor riesgo, sí se hace bien, las recompensas no son pocas, ya que puede abrir nuevas fuentes de ingresos y reducir la dependencia de un solo mercado o producto a largo plazo.

Estrategias para hacer crecer un negocio, su importancia 

No hay duda de que las estrategias para hacer crecer un negocio son muy importantes para mantenerse en el mercado y no estancarse. Estas son fundamentales para asegurar la viabilidad y el éxito a largo plazo en un entorno tan cambiante y competitivo como el actual. En este sentido, toda empresa que se quede estancada, corre el riesgo de apagarse hasta desaparecer. Por tanto, una mentalidad proactiva, innovadora y que, realmente, quiera crecer, es esencial.

Como con cualquier estrategia en el mundo del emprendimiento, implementar alguna estrategia de crecimiento en tu empresa también requiere de una serie de pasos clave que se deben seguir:

– Análisis del mercado.

– Establecer objetivos.

– Elegir la estrategia adecuada según lo visto en el análisis.

– Asignar los recursos necesarios: presupuesto, capital humano, tecnología, etc.

– Ponerlo en marcha y hacerle un seguimiento para posibles ajustes y cambios.

Por ello, debes tener en cuenta que es un proceso que requiere atención y tiempo, en el que debes cumplir cada paso para que de verdad funcione. Ahora que ya sabes lo básico sobre las estrategias de crecimiento, es hora de ponerte manos a la obra y comenzar a planear la tuya para poder adaptarte al contexto actual y que tu empresa siga creciendo.

NOTICIAS RELACIONADAS:

Ceuta Open Future vuelve a Alhambra Venture

LEER MÁS
Inbound marketing

Inbound marketing, ¿cómo puede ayudarte?

LEER MÁS

Déjanos tu email y te mantendremos informado de todas las novedades sobre Ceuta Open Future